logoair_75.jpg

Estados Unidos | Mensaje de la Radio al Congreso: la Industria de la Música es la pareja de baile que falta en las negociaciones sobre el canon

El debate sobre si la radio debe pagar derechos por el uso de la música en el aire se ventilará hoy en Washington cuando se celebre una audiencia sobre la última propuesta legislativa. El mensaje de los radiodifusores en respuesta será sencillo: la industria musical se ha alejado de los esfuerzos por alcanzar el acuerdo negociado que prefieren los legisladores.

"Llevamos cuatro años sentados a la mesa, listos y dispuestos a mantener conversaciones significativas sobre esto con la industria musical. Y no tenemos una pareja de baile dispuesta", dijo a Inside Radio el presidente de la National Association of Broadcasters, Curtis LeGeyt.

En una entrevista, LeGeyt dijo que mientras la industria de la música y los radiodifusores llegaban a un acuerdo sobre la Ley de Modernización de la Música en 2018, a instancias del presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler (demócrata de Nueva York), la NAB aceptó tratar de llegar a un acuerdo sobre los derechos de ejecución en el aire, un conflicto que tiene décadas.

"En respuesta, iniciamos conversaciones a puerta cerrada con la industria musical que duraron más de 18 meses", dijo LeGeyt. "Pero nuestros intentos fueron rechazados. Volvimos a la mesa varias veces, pero en ningún momento la industria musical presentó formalmente una contraoferta a nada de lo que poníamos sobre la mesa."

LeGeyt dijo que no está seguro de por qué la industria musical se alejó de las conversaciones. Pero la propuesta de Ley de Equidad Musical Americana (H.R. 4130) puede considerarse un resultado mejor que cualquier cosa que la NAB estuviera sugiriendo, señaló. El principal objetivo del proyecto de ley son los mayores grupos de radio, cuyas tarifas serían fijadas por la Junta de Derechos de Autor. Las emisoras con unos ingresos anuales inferiores a 1,5 millones de dólares y cuyas empresas matrices tengan unos ingresos anuales inferiores a 10 millones de dólares pagarían 500 dólares al año en concepto de derechos de ejecución. Y las emisoras más pequeñas, aquellas con menos de 100.000 dólares anuales de ingresos- pagarían diez dólares al año.

Pero LeGeyt dijo que el proyecto de ley es una propuesta desigual que impondría un nuevo canon a la radio, sin dar a las emisoras locales nada a cambio para que puedan aumentar sus ingresos y beneficiar tanto a las emisoras como a los músicos.

Los términos de las ofertas de la NAB no se han hecho públicos, pero el grupo comercial ha dicho que cubren ampliamente una variedad de usos de la música, incluyendo tanto el aire como el streaming. Al asumir la dirección de la NAB, LeGeyt dijo que sigue creyendo que ahí está el punto justo.

"Si se trata simplemente de un juego de suma cero, nunca se va a encontrar un punto medio que beneficie a los oyentes de las emisoras locales, así como a los creadores", dijo. "Mi esperanza sería encontrar una solución que incentivara a las emisoras a crecer e innovar en el streaming. Y eso significa reducir los costos y garantizar que los artistas se beneficien de esa mayor difusión y promoción".

¿Nuevas caras, nuevas oportunidades?

El debate sobre los derechos de ejecución se remonta a los días en que los éxitos de Frank Sinatra resonaban en las radios AM. A lo largo de las décadas, ha habido oportunidades para llegar a acuerdos. Este puede ser uno de esos momentos, ya que LeGeyt se hace cargo de la NAB y Joe Crowley, que pasó dos décadas en el Capitolio como congresista de Nueva York, dirige ahora la Coalición musicFirst, respaldada por la industria musical.

LeGeyt y Crowley se reunieron en otoño, pero ambos dijeron el martes que su encuentro cara a cara incluyó poco en el camino de las negociaciones reales.

"Fue una conversación muy breve", dijo Crowley. No obstante, Crowley dijo que espera que el cambio de liderazgo haga que los radiodifusores se den cuenta de que tienen que pagar. "Alentamos cualquier oportunidad de debate, creemos que es saludable. Pero al final, creemos que seguirá siendo necesario legislar para corregir esta injusticia", dijo Crowley.

LeGeyt se mostró menos optimista. "No hemos visto ningún movimiento por parte de la industria musical en cuanto a su voluntad de reanudar las conversaciones", dijo.

El reloj político no se detiene

Con las negociaciones estancadas, una de las formas en las que las idas y venidas siguen desarrollándose es presionando a los miembros del Congreso para que firmen la legislación respectiva de cada parte. Los partidarios del canon se han asegurado el respaldo de 31 miembros de la Cámara de Representantes -su proyecto de ley aún no se ha presentado en el Senado-, mientras que la NAB contribuyó a que se añadieran 208 nombres a la resolución que se opone al canon de radio en la Cámara de Representantes, y otros 23 nombres a la versión del Senado.

Además, se trata de un año político en el que es probable que los avances en la mayoría de los asuntos del Congreso se detengan en verano, ya que la atención se centra en las elecciones de noviembre.

Crowley dijo que confía en que el impulso va en su dirección y la audiencia de hoy es una indicación de que el tema de los derechos de radio tiene la atención que necesita para avanzar en el Congreso. "Llevamos más de un año trabajando en ello y confiamos en que esta legislación se apruebe este año", dijo.

LeGeyt desestimó la idea de que la NAB esté simplemente tratando de agotar el reloj legislativo para otra sesión del Congreso presionando para centrarse más en las negociaciones privadas.

"Estamos menos centrados en el calendario legislativo, y más centrados en si tenemos una pareja de baile dispuesta, que realmente quiera avanzar en la causa de algo que es bueno para los radiodifusores, y bueno para los artistas", dijo. "Y ahora mismo, no vemos eso".