logoair_75.jpg

Canadá | Quieren que las Big Techs compensen a los medios locales de noticias

Canadá se enfrenta a Big Tech con una nueva legislación que obligaría a empresas como Facebook y Google a compensar a la industria nacional de noticias en apuros por el uso de su contenido.

El ministro de Patrimonio, Pablo Rodríguez, dio a conocer el martes la “Ley de noticias en línea” propuesta al estilo australiano. Enmarcó el esfuerzo como una forma de combatir la rápida propagación de la desinformación y su amenaza para la democracia de Canadá.

“El sector de las noticias en Canadá está en crisis”, dijo Rodríguez a los periodistas en Ottawa. “Esto contribuye a la creciente desconfianza y al aumento de la perjudicial desinformación en nuestra sociedad”.

Los objetivos del gobierno: Antes del anuncio, un alto funcionario del gobierno que informó a los periodistas sobre los antecedentes, dijo que los objetivos clave del proyecto de ley C-18 son apoyar a los medios de comunicación nacionales, preservar el acceso de los canadienses a las noticias locales y nacionales y contrarrestar la desinformación.

El proyecto de ley pretende ayudar a los medios de noticias en sus negociaciones con las cada vez más poderosas plataformas mundiales.

Si se aprueba, la legislación pondría al regulador de la Comisión Canadiense de Radio-televisión y Telecomunicaciones (Canadian Radio-television and Telecommunications Commission) en un papel administrativo para elementos clave como si una plataforma cumple los criterios y para ayudar a supervisar el proceso de negociación. Una asignación de este alcance crearía otra gran tarea para la CRTC, que ya regula los complejos espacios de la radiodifusión y las telecomunicaciones.

El gobierno afirma que la legislación contribuirá a la sostenibilidad del sector, que se ha visto muy afectado en los últimos años. La caída de los ingresos ha provocado despidos y el cierre de muchos medios.

Rodríguez dijo que entre 2008 y hoy han cerrado 451 medios de noticias en Canadá, 64 de ellos sólo en el último año.

Las empresas de noticias tienen menos ingresos publicitarios con los que trabajar, dijo, y por lo tanto están invirtiendo menos en sus periodistas y redacciones.

 

"Yo diría que la realidad es sombría", dijo Rodríguez. "En 2020, los ingresos por publicidad en línea en Canadá se acercaban a los 10.000 millones de dólares canadienses, y dos plataformas digitales dominantes se llevaban el 80% de esos ingresos. Eso es una porción de poder increíble en el mercado".

Un vistazo a la legislación: El proyecto de ley C-18, que según Rodríguez se basa en un modelo de arbitraje establecido en Australia, exigiría a las plataformas globales que lleguen a acuerdos comerciales voluntarios y justos con los medios de noticias canadienses.

El mes pasado, un informe realizado en Australia reveló que Google y Facebook pagaron a las empresas periodísticas australianas alrededor de 200 millones de dólares australianos durante un año. La investigación descubrió que la compensación ayudó a pagar al menos 50 nuevos puestos de periodistas.

En Canadá, Rodríguez estimó que la legislación podría aportar hasta 200 millones de dólares canadienses en compensaciones. Dijo que las plataformas y los medios de noticias tendrían entre seis y doce meses para llegar a acuerdos una vez aprobada la legislación.

Cuando las plataformas no lleguen a un acuerdo de forma voluntaria con los medios de comunicación, estarán sujetas a una negociación y reparación obligatorias, con el arbitraje como último recurso.

La legislación también está redactada para permitir que los medios de comunicación trabajen como un colectivo para negociar la compensación. El funcionario destacó que esta característica permitiría a las organizaciones de noticias más pequeñas participar, incluso si tienen recursos limitados.

El proyecto de ley C-18 también establece seis criterios para los acuerdos comerciales entre las plataformas y los medios de comunicación. La lista incluye la garantía de que "una parte adecuada de la compensación sea utilizada por las empresas informativas para apoyar la producción de contenidos informativos locales, regionales y nacionales".

Acuerdos en marcha: Las plataformas digitales ya han negociado acuerdos con muchos medios de comunicación en Canadá, incluido un acuerdo el pasado otoño entre Google y la empresa propietaria del Toronto Star.

Rodríguez dijo el martes que algunos de esos acuerdos podrían tener que ser revisados una vez que el proyecto de ley C-18 se convierta en ley para asegurar, por ejemplo, que cumplen los criterios.

Respuesta rápida: Michael Geist, catedrático de Derecho de Internet y Comercio Electrónico de la Universidad de Ottawa, ha advertido en los últimos meses sobre los peligros de esta política para la independencia de la prensa y la competencia.

"Se trata de una intervención absolutamente masiva en el sector de las noticias, con el gobierno dictaminando que los enlaces a las noticias deben ser pagados y la CRTC supervisando qué tratos son 'justos'", escribió Geist el martes en Twitter mientras leía el proyecto de ley.

Contexto de la campaña: Los Liberales del Primer Ministro Justin Trudeau se comprometieron durante la campaña electoral de 2021 a presentar una legislación que exigiera a las plataformas en línea que generan ingresos a partir de contenidos informativos a compartir una parte de sus ganancias con los medios de noticias canadienses.

Los Liberales prometieron que el marco se basaría en el modelo australiano para "nivelar las condiciones" entre las plataformas globales y los editores de noticias nacionales.

Lo que sigue: Rodríguez calificó el proyecto de ley C-18 como el segundo paso en el esfuerzo del gobierno por construir "una Internet más justa, segura, inclusiva y competitiva para todos los canadienses".

En febrero, presentó el proyecto de ley C-11, diseñado para modificar la Ley de Radiodifusión para regular la transmisión en línea de manera que apoye y promueva a los creadores canadienses y sus contenidos.

La carta de mandato de Rodríguez a Trudeau también pide que se legisle, lo antes posible, para "combatir las formas graves de contenido dañino en línea para proteger a los canadienses y hacer que las plataformas de medios sociales y otros servicios en línea sean responsables del contenido que albergan."

"Dos menos, falta uno", dijo Rodríguez.